Order 3 or more physical items and get 1¢ shipping
Daniel Yafalian | Paraisos Artificiales

Go To Artist Page

Recommended if You Like
Brian Eno Cornelius Egberto Gismonti

More Artists From
Uruguay

Other Genres You Will Love
Avant Garde: Electro-Acoustic Classical: Film Music Moods: Instrumental
There are no items in your wishlist.

Paraisos Artificiales

by Daniel Yafalian

Instrumental. Acoustic and electric instruments with nature and city sounds. Complex soundscapes, with a little avant-garde style.
Genre: Avant Garde: Electro-Acoustic
Release Date: 

We'll ship when it's back in stock

Order now and we'll ship when it's back in stock, or enter your email below to be notified when it's back in stock.
Sign up for the CD Baby Newsletter
Your email address will not be sold for any reason.
Continue Shopping
available for download only
Share to Google +1

To listen to tracks you will need to update your browser to a recent version.

  Song Share Time Download
clip
1. Bowduk (Cuarto de Yerra)
4:55 $0.99
clip
2. Mercedes y Gaboto
3:50 $0.99
clip
3. Paraísos Artificiales
4:04 $0.99
clip
4. Duermen Ovejas
3:45 $0.99
clip
5. Solo en el Monte
5:58 $0.99
clip
6. Pequeño Mao
3:30 $0.99
clip
7. Blablablablablabla
3:04 $0.99
clip
8. Carrusel
3:34 $0.99
clip
9. Muerte en la Tarde
3:45 $0.99
clip
10. Columna Durruti
5:36 $0.99
clip
11. Sergio Leone
5:04 $0.99
Downloads are available as MP3-320 files.

ABOUT THIS ALBUM


Album Notes
Son piezas con duración de canciones (entre tres y seis minutos) pero sin letra (la muy relativa excepción es “blablablablablabla”, en que una voz –¿Yafalián?– reitera cosas tipo “Blablabla punto. Blabla a. Punto”, etcétera).

En casi todos los surcos hay instrumentos que reiteran o merodean determinadas figuras. Junto a esos motivos hay otros tipos de sonidos, permanentes o intermitentes, reconocibles o indiscernibles, tradicionalmente musicales (guitarra, bajo, piano) o no. Algunos de esos sonidos parecen encuadrarse en el esquema métrico del motivo, pero otros parecen ignorar esa pulsación, como si existieran en otra dimensión, o estuvieran distraídos. Ninguna pieza tiene una considerable evolución interna: mantienen una misma apariencia global desde que empiezan hasta que terminan. Los tramos más “evolutivos” son los inicios, porque en ellos tendemos a ir descubriendo de a poco los componentes de la escenografía sonora que luego se va a mantener por el resto del tema. Es decir, son como músicas para habitar, lugares imaginarios e imposibles adonde esos sonidos nos trasportan, donde contemplamos objetos ubicados a distintas distancias, con distinta materialidad, y con diversas relaciones (o falta de ellas) entre ellos. Es más o menos como el ejercicio de ir a un determinado lugar y tratar de escucharlo musicalmente, sólo que aquí ese lugar es inventado, nuevo.
....
Sus discos parecen sugerir un acercamiento a la música popular. Pero ese acercamiento es tenue y muy genérico. No hay nada de esa intertextualidad densa que define a la música popular. La base de “Muerte en la tarde” puede recordar a “Ciertas canciones”, de Lazaroff, en “Columna Durruti” hay algo similar a un triángulo que hace una figura parecida a un xote. Y hay instrumentos como guitarra eléctrica y bajo eléctrico, que muchas veces tocan cosas como riffs o grooves. Pero hasta ahí llega lo que pueda “parecerse a algo”. Por lo demás, se trata de una música totalmente personal y que pide un tipo de escucha especial, intransferible. Las emociones son abiertas: yo, por ejemplo, escucho “Columna Durruti” como medio melancólica, “Bowduk” como medio inquietante, “Duermen ovejas” como dulcemente viajante, etcétera. Pero es muy probable que otros oyentes tengan sensaciones distintas con las mismas piezas, porque los recursos que se manejan están muy tenuemente codificados. A veces tipos de escucha muy distintos se superponen: en “Pequeño Mao” uno puede ponerse a vincular el sonido de ranas con otro más grave que parece ser una variación de las mismas ranas, pero por encima de eso hay un discurso armónico “banalmente musical” en las guitarras. Aunque Yafalián tiene todas las condiciones para hacer que las ejecuciones sean perfectitas y prolijas, se priva de hacerlo y deja alevosos desencuentros, como si eso no importara: es todo un desafío para un escucha medio neurótico bancarse la comodidad con el caos que esa música ostenta. Y es también un componente de “realismo” y de apertura en estos “paraísos artificiales”. Total, ¿quién dijo que los angelitos realmente se disponen como un séquito militarmente ordenado?

Guilherme de Alencar Pinto - Semanario Brecha 2015.

Read more...

Reviews


to write a review