Zinatel | El futuro lo sabrá

Go To Artist Page

Recommended if You Like
Illapu

Album Links
Zinatel Chondo MusicIsHere PayPlay Apple iTunes GroupieTunes Nexhit Tradebit

More Artists From
Chile

Other Genres You Will Love
Latin: Latin Pop World: World Fusion Moods: Mood: Upbeat
Sell your music everywhere
There are no items in your wishlist.

El futuro lo sabrá

by Zinatel

"...A veces Zinatel es como Marciano, cuando pone a Neruda a recitar sobre unos ritmos drum ‘n’ bass. A veces es a los Andes lo que Bajo Fondo Tango Club es al tango, cuando en "Transandino" hace una mezcla de más drum ‘n’ bass con Tarkas."
Genre: Latin: Latin Pop
Release Date: 

We'll ship when it's back in stock

Order now and we'll ship when it's back in stock, or enter your email below to be notified when it's back in stock.
Continue Shopping
available for download only
Share to Google +1

To listen to tracks you will need to update your browser to a recent version.

  Song Share Time Download
clip
1. Viento Tibio
2:56 $0.99
clip
2. A Sangre y Fuego
3:59 $0.99
clip
3. Todo Bien
4:17 $0.99
clip
4. Dueño Mío
3:05 $0.99
clip
5. Trasandino
2:55 $0.99
clip
6. Zinatel
3:56 $0.99
clip
7. Mi Niña Golondrina
3:50 $0.99
clip
8. Ojos Salados
3:58 $0.99
clip
9. Río Luna
4:56 $0.99
clip
10. Noche Larga
4:23 $0.99
clip
11. La Mañana
3:48 $0.99
clip
12. Cai Cai Vilú
3:36 $0.99
Downloads are available as MP3-320 files.

ABOUT THIS ALBUM


Album Notes
2.
Zinatel is a new musical adventure that combines electronic music with ethnic instruments: cables and panflute, beats and raza (race). This is the new challenge for four musicians that in two generations have accomplished a fine and demanding project. Zinatel has expanded its personal and musical frontiers with their latest album. Zinatel is comprised by Luis “Kike” Galdámes (voice, quenacho (bass flute), zampoñas (panflutes), soprano sax) and Cristián Márquez (voice, acoustic guitar, Venezuelan cuatro), both are former Illapu members, who have added two more members: Andrés Jeraldo (vice, electric guitar) and a Papanegro member, Carlos Valenzuela (sequences, keyboard programming). Together they have created the perfect fusion that gave birth to their first album …El Futuro Lo Sabrá (Future will tell)

“Mi Niña Golondrina” is the album’s main song. The lyrics of this song belong to poetess Gabriela Mistral; Zinatel composed music and created a beautiful rhythmic piece.
more coming soon...

Zinatel es una nueva propuesta nacional, que mezcla electrónica con instrumentos étnicos: plug y zampoña, beat y raza. Este es el desafío de cuatro músicos, dos generaciones que han logrado un proyecto fino y trasgresor, ampliando sus fronteras personales y musicales. Es la nueva banda de Luis 'Kike' Galdámes (voz, quenacho, zampoñas, saxo soprano) y Cristián Márquez (voz, guitarra acústica, cuatro venezolano), ambos ex- Illapu, quienes junto al talento de Andrés Jeraldo (voz, guitarra eléctrica y steel) y del integrante de Papanegro, Carlos Valenzuela (secuencias, teclados y programación), crearon una perfecta fusión de estilos para su primer álbum: …El Futuro Lo Sabrá.

“Mi Niña Golondrina” ha sido escogida entre doce temas como el corte que abandera este trabajo, obra de la poetisa Gabriela Mistral que en manos de Zinatel renace en nuevo formato. El video fue realizado por la productora Oveja Negra Medios y en él prima la pulcritud del blanco, donde el poema de Gabriela es reinventado con sutileza, dejando en manos de quien lo vea su propia interpretación.

El resto del disco se pasea por tributos, creaciones propias, experimentaciones, recuerdos y grandes aciertos. “Viento Tibio” abre el álbum con guitarras eléctricas que dan paso a instrumentos mapuche que entran en perfecta armonía con las bases que arman la canción, junto a las voces de Márquez, Galdámes y Jeraldo. El primer poema musicalizado del disco es “A Sangre Y Fuego”, interpretación de uno de los más exquisitos trabajos de Pablo Neruda, esta vez acompañado de suaves beats y profundos coros. “Todo Bien”, por su parte, es uno de los temas más hermosos de este disco; Creado por Luis Galdámes, sabe a agua y calidez, al igual que su letra y musicalización.

“Dueño Mío”, otro corte basado en un escrito de Gabriela, cuenta con una fuerte base folclórica acompañada de guitarras eléctricas. Totalmente distinto se presenta “Transandino”, un potente corte instrumental en clave drum ‘n’ bass, donde aparece la voz de Héctor Duvauchelle, relator de la Cantata Santa María de Iquique, dejando el mensaje que da nombre al disco: “…El futuro lo sabrá, se lo prometo". Gran acierto y punto clímax de esta interesante fusión.

Luego continúa con “Zinatel”, canción que comparte el nombre de la banda y que relata la violencia e inseguridad con que se puede vivir no sólo en Ciudad de México, sino en cualquier lugar del mundo: “Santiago, Lima... cualquier esquina”. Ahí viene el primer single promocional de este álbum, “Mi Niña Golondrina”, que entre zampoña, guitarra eléctrica, coros y simples bases hacen de un popular poema un innovador pedazo de arte, sensual y certero. Después sigue el disco, entre sonidos que recuerdan el pop latinoamericano de hoy, especialmente “Ojos Salados”, compuesto por Andrés Jeraldo.

“Río Luna” huele a selva y encanto, y de la mano de un suave saxo y sugerentes zampoñas dan la bienvenida a guitarras eléctricas y cuerdas caribeñas. “Noche Larga” es una triste historia de amor, mientras que “La Mañana” es una alegre canción que habla de la más pura cotidianeidad, amistad y alegría de vida. El álbum …El Futuro Lo Sabrá culmina con un tema de Víctor Jara, “Cai Cai Vilú”, sumado como una muestra más del reconocimiento por su tierra, su historia, su gente. Es la transformación lo que cruza todo este trabajo en un placentero viaje por un Chile abierto al mundo a través de nuevos sonidos, es un susurro de nacientes vientos.

“Optamos por poner el beat en nuestra música, por dejar entrar lo moderno sin olvidar nuestros instrumentos ancestrales, nuestra guitarra a leña, nuestra quena, nuestra zampoña. Por ahí dice: “Habla de tu aldea y serás universal”. Nosotros siempre hablamos de nuestra aldea, queremos contar quiénes somos, con la modernidad de estos días”, afirma. Para alcanzar esto lo hicieron buscando lo mejor. Las canciones fueron grabadas en casa de Andrés y en el estudio del sonidista Gonzalo Villalón. La mezcla se realizó junto a Óscar López (Quique Neira, Lucybell, La Ley y Zaturno), quien por culpa de su perfeccionismo y agrado por estas canciones extendió los días originalmente planteados para este trabajo. Luego vino la masterización que corrió en manos de Joaquín García, “otro tipo capo en Chile”, aclara Kike.

Zinatel nació de la necesidad de seguir creando música una vez que Galdámes y Márquez deciden dejar Illapu. El nombre viene de la calle que habitaban en Ciudad de México, donde el conjunto de música andina se había asentado. De regreso en Chile comienzan a trabajar en este proyecto, sumando primero a Andrés Jeraldo y posteriormente a Carlos Valenzuela. Ambos son jóvenes, lo que le permite al cuarteto tener una diversidad generacional ideal para el material musical que presentan.

Para ellos lo importante de esto es destacar la fusión, la mezcla, la búsqueda. “Hay una apuesta nueva y cuando uno busca, lo único superior a la belleza, a lo lindo, lo establecido, es el cambio. Nosotros hemos querido apostar, arriesgarnos a cambiar. Nuestra jugada es valiente, porque habría sido fácil salir a hacer lo que ya sabíamos. Es un trabajo del que estamos súper orgullosos: hemos trabajado mucho y finalmente quedó como habíamos pensado en un principio. Está hecho con mucho cariño, afecto, agarrándonos del futuro, tomando lo del pasado, tratando de unirlo y que camine junto”.

Sin duda lo han logrado, pues …El Futuro Lo Sabrá es un producto capaz de satisfacer a cualquiera. Su sonido habla de juventud e historia, su trabajo tiene la fuerza que la experiencia logró darles a Kike y Cristián y el ímpetu y conocimientos que Andrés y Carlos pueden entregar. Zinatel es una obra de lujo, un hito en nuestra música, una puerta abierta a la creación. Lograr ensamblar estilos y que queden en armonía no es fácil, dejar caer beats en el folclor latinoamericano lo es menos. Pero ellos lo han alcanzado, superando sus propios pasos y utilizándolos a su favor, en un sonido audaz que no deja reparo, que sabe a acierto y se posa con carácter ante cualquier generación.

Si quieres tener a Zinatel en tu evento, si eres un promotor, banda, productor y/o manager y estás interesado en participar junto al plan de actividades 2006 de la banda, escribe a:

Read more...

Reviews


to write a review

David Ponce

Zinatel es mas posmoderno todavi
"Y el futuro lo sabrá / Se lo prometo" es una frase que el actor Héctor Duvauchelle pronuncia en el histórico long play chileno Cantata Santa María de Iquique (1970), y que el grupo Zinatel expropia para hacer su propia predicción: el futuro sabrá que el presente es mestizo. De hecho en este CD Duvauchelle queda al lado de Francisco Barrios, alias "El Mastuerzo" e integrante de la precursora banda de rock mexicana Botellita de Jerez, que también es citado a propósito de Chile. Pero del chile mexicano, largo y picante.

Así funciona este grupo. Una guitarra eléctrica, una batería electrónica y una trutruka, en ese orden, son los tres primeros instrumentos que suenan en su disco debut. La boquilla de una quena y el enchufe de un cable eléctrico son los polos de la carátula. ''Plug y zampoña, beat y raza'', suelen decir ellos. Y son chilenos, pero Zinatel se llama la calle en la delegación de Iztapalapa donde Luis Galdames y Cristian Márquez vivieron en Ciudad de México como parte de Illapu hasta octubre de 2003, cuando volvieron a Chile y se unieron a un músico orquestal y a un rockero de Papanegro, Andrés Jeraldo y Carlos Valenzuela.

De modo que hay guiños que serán reconocidos aquí por la audiencia de Illapu. Los arreglos vocales tienen esa escuela. También el hábito por cantar a los poetas oficiales de Chile: una digna adaptación del Soneto LXVI de Neruda o el modo en que Gabriela Mistral queda transformada en una especie de joropo con revestimiento digital o en un reggae pop en sus poemas "Dueño mío" y "Mi niña golondrina". Pero este disco es bastante más híbrido que eso. A veces Zinatel es como Marciano, cuando pone a Neruda a recitar sobre unos ritmos drum ‘n’ bass. A veces es a los Andes lo que Bajo Fondo Tango Club es al tango, cuando en "Transandino" hace una mezcla de más drum ‘n’ bass con zampoñas. Y a veces llega a ser como una cruza de Illapu con Maná, o a rayar en el acento de un Gustavo Cerati andino, al final de "Ojos salados". En esos momentos Zinatel es más posmoderno todavía. Cuando no se lo propone.
Read more...

Johanna Whittle N.


"Las doce canciones de este disco son un agrado para los oídos, donde bailan los diferentes instrumentos con las voces de los cuatro integrantes de la banda. En Zinatel todos cantan, todos tocan... y definitivamente todos los que los escuchamos, disfrutamos de eso."
Read more...